Nuevo reporte de la OCDE confirma la necesidad de reformas tributarias internacionales

por | Ago 2, 2021

Desde el año 2014 la OCDE, el G-20 y diversos países integrantes del Marco Inclusivo (hoy suman más de 130) han realizado acciones destinadas a evitar la “erosión de la base imponible y el traslado de beneficios” (BEPS por sus siglas en inglés), término usado para referirse a las estructuraciones tributarias de empresas multinacionales dirigidas a trasladar sus beneficios a jurisdicciones de baja tributación, reduciendo así el pago del impuesto a las rentas empresariales (IRE). 

El año 2018 se inició un plan de trabajo basado en dos pilares: El Pilar Uno, que tiene por objeto la reasignación de derechos fiscales desde los países de origen de las multinacionales a los mercados donde tienen actividades comerciales y obtienen beneficios, y el Pilar Dos, que busca diseñar normas tributarias que garanticen que los grupos multinacionales queden sujetos a un nivel de tributación mínima global.  

En este contexto, el 29 de julio se publicó una nueva edición de Corporate Tax Statistics, reporte realizado por la OCDE en que se analizan los datos existentes sobre IRE a nivel mundial, el cual viene a confirmar la importancia de los dos pilares señalados. En efecto, los datos muestran la relevancia del IRE como fuente de ingresos de los gobiernos, así como remarcan la evidencia de estructuras BEPS. 

Las estadísticas publicadas demuestran que el IRE es una fuente importante de ingresos fiscales para los gobiernos, y que esto se acentúa en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Así, en promedio, el impuesto sobre la renta de las empresas representa una mayor proporción de los impuestos totales en África (19,2%) y en América Latina y el Caribe (15,6%) que en los países de la OCDE (10%). 

Los datos también muestran que las tasas del IRE han ido disminuyendo en casi todos los países durante las últimas dos décadas. En 111 jurisdicciones, 94 tenían tasas de impuestos más bajas en 2021 en comparación con 2000, mientras que 13 jurisdicciones tenían la misma tasa de impuestos y solo 4 tenían tasas de impuestos más altas, lo que se refleja en que la tasa promedio disminuyó del 20.2% en 2020 al 20.0% en 2021, en comparación con el 28.3% en 2000. Estas tasas decrecientes resaltan la importancia del Pilar Dos, que pondrá un límite multilateral sobre la competencia del IRE. 

El reporte además proporciona información agregada por país sobre las actividades fiscales y económicas globales de alrededor de 6.000 grupos de empresas multinacionales con sede en 38 jurisdicciones y que operan en más de 100 jurisdicciones en todo el mundo.  

Estos datos muestran una continua desalineación entre el lugar donde se reportan las ganancias y el lugar donde ocurren las actividades económicas. Ello se refleja en las diferencias en la rentabilidad y la radicación de los ingresos de las partes relacionadas y las actividades comerciales de las empresas multinacionales en jurisdicciones sin impuestos, lo que es indicativo de estructuras BEPS. 

Así, los datos publicados evidencian comportamientos continuos de BEPS y una tendencia a la baja en las tasas de IRE, lo que refuerza la necesidad de finalizar el acuerdo y comenzar la implementación del enfoque basado en los dos pilares. 

El reporte está disponible en el sitio web de la OECD. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacados